Emergencia: +1 (321) 331 6430

LLÁMANOS AL: +1 (321) 222 9551

Orgullosamente hecho en EEUU

LLÁMANOS AL: +1 (321) 222 9551

Orgullosamente hecho en EEUU

Entendiendo los derrames de crudo y la importancia de la preparación

por | Oct 14, 2015 | Educación

Las embarcaciones, tanqueros, barcazas, instalaciones de crudo y gas, tuberías y el desecho comercial son quienes tienen el mayor número de derrames de crudo. De acuerdo con un reporte de Bloomberg, se ha derramado suficiente crudo como para llenar 692 piscinas olímpicas solo en las aguas de los Estados Unidos. Le incidente de Deepwater Horizon resultó en un derrame de crudo de casi 20 veces a lo sucedido con el de Valdez. En 1989, el derrame de Exxon Valdez representó el 78% del crudo derramado.

Donde el crudo va, los derrames le siguen

A menos que se contenga y se traten de forma adecuada, los derrames pueden causar daños irreparables al medioambiente, así como una gran pérdida de la vida marina. Aunque el tanquero de Exxon Valdez colisionó contra un arrecife en Alaska en 1989, aún existen pequeñas áreas con crudo que permanecen en el sitio, incluso 25 años después de que se haya llevado a cabo una operación de limpieza multimillonaria. El incidente puede haber generado regulaciones internacionales más estrictas, y la construcción de embarcaciones más fuertes que han mejorado el récord de seguridad de los tanqueros de crudo. Sin embargo, el derrame de BP en el 2010 solo prueba que donde el crudo va, los derrames le siguen. Antes de que el pozo llegue a su límite, la plataforma de extracción de crudo de Deepwater Horizon, había arrojado 207 millones de galones de crudo al Golfo de México. El huracán Katrina también causó daños a toda la infraestructura petrolera en todo el Golfo de México. El desastre del huracán en el 2005 resultó en que más de 7.6 millones de galones de crudo se hayan esparcido desde las instalaciones afectadas.

Derrames de crudo – los mayores contribuyentes

Existen varios tipos de crudo que se derraman. Las estadísticas demuestran que la gasolina contribuye en un 8%, los aceites no derivados del petróleo en un 12%, combustibles pesados y aceite de búnker alrededor del 17%. Sin embargo, el crudo permanece como el mayor contribuidor con casi un 46%. No es de sorprenderse, un tercio de la mayoría de los derrames de petróleo ocurren alrededor del Golfo de México, debido a su infraestructura masiva. En su mayoría, los derrames se agrupan en los mayores puertos de crudo en donde las refinerías, instalaciones de almacenamiento, tanqueros y tuberías están interconectados.

Métodos de limpieza

Estar preparados es importante a lo que se refiere a reaccionar a los derrames de crudo. Aún cuando las compañías en la industria juegan un papel vital en la prevención y limpieza de los derrames de crudo, también es crítico el tipo de equipos utilizados, dependiendo del tipo de derrame de crudo, su ubicación y los factores de medioambiente. Existen muchos métodos para limpiar los derrames. Estos incluyen métodos mecánicos para contener y recuperar el curdo, y el uso de químicos para dispersar el crudo o para limpiarlo. Lo más frecuente es utilizar una combinación de estos métodos para limpiar los derrames de manera rápida, antes de que afecte la vida marina, así como las costas.

Barreras – equipos esenciales en las operaciones de limpieza

Algunos métodos mecánicos incluyen el uso de separadores de aceites flotantes (skimmers), barreras y solventes para atrapar el curdo y evitar que se esparza sobre una mayor área. Los químicos, tales como los dispersantes, ayudan a romper el crudo de forma rápida, de modo que se prevenga el engrosamiento y expansión de la capa de crudo. Las barreras se utilizan para contener el crudo después de un derrame, en donde el mismo se hace más grueso dentro de un área pequeña y por consiguiente más fácil para limpiar. Las barreras también ayudan a desviar el crudo hacia un dispositivo de recolección. Las barreras normalmente consisten en un francobordo que previene que las olas salpiquen crudo por encima de la barrera, un dispositivo de flote para la flotabilidad y un faldón por debajo del agua, para detener cualquier pérdida o derramamiento.